La concentración de toda la operativa aeroportuaria en la terminal 1 ha ido acompañada de la cancelación de la lanzadera que facilitaba el enlace entre las dos terminales. Una decisión que sería lógica si no fuera que la estación de cercanías del Aeropuerto se encuentra precisamente en la terminal 2, que es la que no presta servicio, y que todos viajeros que llegan por tren deben trasladarse hasta la terminal 1.

Se trata de una situación absurda: el pasajero llega con un título válido hasta una estación de cercanías llamada “Aeropuerto”, pero que no es el lugar de donde salen los aviones. Para ir desde esta estación hasta la terminal operativa tiene dos alternativas: el metro (para lo cual para un trayecto de una única parada deberá pagar el precio especial de billete en el aeropuerto) o la línea 46 de TMB 46, que no tiene ninguna coordinación con los horarios del ferrocarril y que presenta dificultades de identificación del servicio y de localización del punto de parada para cualquier usuario no habitual.

Desde la PTP proponemos que mientras se mantenga la suspensión de la lanzadera, el título utilizado en Cercanías sea válido para efectuar el trayecto en metro entre las terminales T2 y T1; y que se informe por la megafonía de los trenes de esta circunstancia. Dado el escaso tráfico que se está produciendo debido a la pandemia, el coste de esta medida sería testimonial y en todo caso mucho menor que el ahorro económico que ha representado para AENA la suspensión de la lanzadera de conexión entre terminales.