• La huelga anunciada por el Comité General de Empresa de Renfe i Adif para los días 25 y 26 de septiembre, y 1, 2, 11 y 15 de octubre, sólo conseguirá perjudicar todavía más a los usuarios del transporte público, que ya hemos sufrido lo suficiente los desbarajustes ferroviarios del Ministerio de Fomento.

    • Consideramos que esta huelga se convoca en clave política y en contra de los intereses de los usuarios, a los cuales nos interesa que los servicios de proximidad sean gestionados por las administraciones más próximas. Desde la PTP siempre hemos dado apoyo a la transferencia de cercanías y regionales a las CC.AA.

    • El telemando de esta huelga desde Madrid rebela la naturaleza centralista de Renfe i Adif, visión que juega en contra del principio básico de subsidiariedad de un servicio público.

    • Es del todo interesado hablar de falta de solidaridad o pérdida de las condiciones laborales como consecuencia del traspaso.

    Desde la Asociación para la Promoción del Transporte Público rechazamos totalmente la huelga de 24 horas convocada por el Comité General de Empresa de Renfe Operadora y Adif, tanto por sus graves efectos sobre los sufridos usuarios de Cercanías y Regionales en Cataluña como por los motivos esgrimidos por la misma.

    Respetando el legítimo derecho de huelga, consideramos que el traspaso de competencias a la Generalitat o a otras administraciones de proximidad, no implica una pérdida de solidaridad o de condiciones laborales para los trabajadores de la empresa ferroviaria. Asegurada la estabilidad laboral de los trabajadores y trabajadoras del ferrocarril en Cataluña, no se encuentran argumentos sólidos contra la gestión directa o indirecta por parte de la Generalitat. Si tenemos en cuenta que la infraestructura continuará en manos estatales (Adif), tampoco se entienden las argumentaciones sobre la supuesta falta de solidaridad de este traspaso de competencias en el servicio ferroviario de proximidad (Cercanías y Regionales).

    Las decisiones de esta huelga se han tomado, una vez más, con una idea centralista en contra de un traspaso legitimado por la ciudadanía en el referéndum del Estatuto. Después de todo el desbarajuste ferroviario al que el Ministerio de Fomento nos ha sometido a través de Renfe y Adif en los últimos años, lamentamos recibir una convocatoria de huelga motivada por el traspaso de competencias y no contra el pésimo servicio que estamos soportando los usuarios y también muchos trabajadores ferroviarios. Consideramos del todo desafortunado criticar el cambio de gestión del servicio -ya sea directo o indirecto- del Ministerio de Fomento a la Generalitat de Catalunya, porque la administración catalana ha demostrado ser más solvente y más sensible, en cuanto al transporte público de proximidad se refiere, que el desafortunado Ministerio de Fomento.