VI Jornadas Estatales en Defensa del Ferrocarril Público

Manifiesto de Pizarra

Tren sostenible en un mundo solidario

En Pizarra, Málaga, las VI Jornadas Estatales en Defensa del Ferrocarril, celebradas los días 9, 10 y 11 de septiembre de 2005, han permitido a las plataformas ciudadanas que promueven el transporte público y social, seguro y sostenible, fundado en los tres modos con menor impacto ambiental, y con más ventajas económicas y sociales, la marcha a pie, los desplazamientos en bicicleta y los viajes en tren, comprobar la gran incidencia que han tenido los criterios defendidos en las importantes manifestaciones convocadas por la Coordinadora Estatal en Defensa del Ferrocarril Público en Madrid, el año pasado, y en Zaragoza, el 2003, en los cambios introducidos por el Gobierno en la redacción del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte, PEIT. Aunque las propuestas definitivas de dicho PEIT mantienen, por un lado, grandes líneas para uso exclusivo de trenes especialmente destinados a personas privilegiadas, y por otro, un gran número de autopistas y autovías innecesarias además de contraproducentes. Y todo ello, en medio de una escandalosa ausencia de medidas para reducir las necesidades de transporte, falta de medidas para disminuir el consumo de combustibles fósiles, y ausencia de propuestas para anular los costes ecológicos y sociales debidos al uso irresponsable del automóvil, camión y avión.

Las jornadas han sido organizadas por la Coordinadora en Defensa del Ferrocarril de Cercanías del Interior de la Provincia de Málaga, y efectuadas con la colaboración del Foro Social de Málaga, la Plataforma para la Sostenibilidad del Litoral Occidental de Huelva, la Plataforma para la Defensa de los Servicios Públicos y la Coordinadora en Defensa del Medio Rural y Litoral de la Provincia de Málaga. En ellas, las plataformas ciudadanas que defienden las ventajas del ferrocarril, respecto a los otros modos motorizados de transporte que despilfarran energía, impiden cumplir el Protocolo de Kioto, destruyen el mundo rural, hacen insoportable el mundo urbano y provocan graves accidentes y enfermedades, han constatado que la política de infraestructuras y transporte, propuesta por España y la Unión Europea a los países de América Latina, nos aleja, tanto a las gentes que vivimos aquí, como a las que viven allí, del objetivo marcado por el lema “otro mundo es posible”.

Las guerras comerciales para la explotación de los países débiles promovidas desde el primer mundo por medio de la Organización Mundial del Comercio, las guerras imperialistas destinadas a dominar los recursos energéticos y del agua que provoca EEUU invocando hipócritamente los nobles ideales de libertad, democracia, trabajo y seguridad, y la implantación de las fábricas de las grandes empresas donde los salarios y las condiciones laborales no son dignas de seres humanos, se realizan mostrando, a los habitantes de las áreas geográficas más pobres del planeta, formas de vida imposibles de universalizar, con incrementos insostenibles de movilidad y transporte.

Tanto las personas que habitamos en España, como las que lo hacen en el resto de la Unión Europea, o en el resto del mundo, necesitamos disponer de un entorno natural adecuado para tener una vida digna, donde se respete el derecho a trabajar, al cobijo, a la comida, al vestido, a la sanidad, a la educación, a la seguridad social, a la libertad, a la solidaridad, a la democracia participativa, con proximidad entre la vivienda y la actividad productiva, con equilibrio territorial, y con reducción de la movilidad obligada que provoca un incremento desbordado del transporte motorizado.

Por eso en este Manifiesto de Pizarra abogamos por:

. El tren sostenible que, junto a la marcha a pie y en bicicleta, puede lograr la integración de todos los modos de transporte en un sistema multimodal capaz de aprovechar, de forma universalizable, las ventajas diferenciales de cada uno de ellos.

. El tren que se sirve tanto de las infraestructuras preexistentes como de las nuevas para atender a todas las personas y a todos los territorios, independientemente de su condición económica, social, cultural,…, por medio de disponer de numerosas estaciones y de numerosas circulaciones. En este caso nos anima lo conseguido por Japón donde las nuevas líneas, que no otra cosa significa la palabra “shinkansen”, en longitudes de 515 km tienen 17 estaciones y disponen de trenes cada cinco minutos, casi como los tranvías en el ámbito urbano. Situación totalmente diferente de lo construido en España, donde las nuevas líneas Sevilla-Madrid o Lleida-Madrid, tienen 472 km, y sólo 5 estaciones. Por ello, volvemos a reivindicar que se abran estaciones de forma inmediata en las poblaciones de Mora y Malagón, dentro de Castilla – La Mancha.

. El tren que facilita la accesibilidad a los servicios públicos para todas las personas, y permite la desaparición de fronteras promovida por la libertad de movimientos que se realiza con la finalidad de extender y hacer valer los derechos ambientales, sociales, culturales, económicos y políticos de las personas más desfavorecidas dentro del sistema económico actual.

. El tren que promueve la existencia de ciudades de tamaño medio, muy alejadas de las grandes aglomeraciones que tratan de imponer tanto la concepción del “todo AVE” como las líneas ferroviarias destinadas al uso exclusivo de las personas con alto poder adquisitivo.

. El tren que permite la vertebración equilibrada del territorio, superando la sumisión del mundo rural al mundo urbano.

. El tren que permite, en Andalucía, reabrir la línea Guadix-Almendricos, y fomentar el uso de la línea Huelva-Zafra y el servicio ferroviario entre Málaga y Granada. Además de reequilibrar la Andalucía del interior respecto a la del litoral y la Andalucía Oriental respecto a la Occidental, por medio de una red ferroviaria coherente, consistente y cohesionada.

Las plataformas en defensa del ferrocarril continuarán extendiéndose por todo el territorio, como ha sido el caso de la reciente constitución de la Coordinadora en Defensa del Ferrocarril de Cercanías del Interior de la Provincia de Málaga y de la Plataforma Granadina de Defensa del Ferrocarril. Estas coordinadoras y plataformas ciudadanas mantendrán su actividad de elaboración y ampliación de criterios y argumentos a favor del ferrocarril sostenible y convocarán cuantas concentraciones y manifestaciones sean necesarias para que las administraciones públicas se vean obligadas a atender las razones de la emancipación de las personas reflejadas en las necesidades ecológicas, sociales y económicas.

Las plataformas seguirán propugnando que se realice la evaluación ambiental estratégica de todas y cada una de las actuaciones previstas en el PEIT y en los planes sectoriales que de él se derivan.

Las VI Jornadas Estatales en Defensa del Ferrocarril han continuado en Pizarra la labor realizada en Torrijos, Valencia, Madrid, Guadalajara y Salamanca, por las organizaciones sociales que dan forma a estas plataformas ciudadanas que han puesto en práctica la democracia participativa defendiendo el ferrocarril como un servicio público fundamental.

La Coordinadora Estatal en Defensa del Ferrocarril Público ha logrado convencer a las personas mejor informadas de que detrás del “todo AVE” sólo hay propaganda engañosa, despilfarro económico, desequilibrio territorial y decisiones tomadas contra el interés general.

Pizarra, 11 de septiembre de 2005