20090918-lavanguardia

“El conductor también está harto de la Diagonal”
El portavoz de la plataforma ciudadana Diagonal Per a Tothom pide una avenida con un 70% menos de tráfico

20090918-lavanguardiaJesús Sancho. La Vanguardia Digital. La Diagonal es una de las vías más emblemáticas de la ciudad y su reforma entre las plazas Francesc Macià y Glòries está siendo ampliamente debatida. En la Barcelona del futuro también quieren tener voz sus propios ciudadanos a raíz del proceso de participación iniciado hace unos meses por el Ajuntament. Para ello, vecinos y entidades han unido fuerzas con la creación de la plataforma Diagonal Per a Tothom, que reclama en esta avenida una reforma integral de la red del transporte público de superficie con el tranvía como eje principal. “No queremos que este espacio continúe siendo un colector de tráfico motorizado”, afirma Ricard Riol, portavoz de la plataforma Diagonal Per a Tothom y presidente de la asociación Promoció del Transport Públic (PTP).

 

-¿Por qué se crea la plataforma Diagonal Per a Tothom?
-La reforma de la Diagonal afecta a muchos ciudadanos y tememos que no se hagan las mejoras de movilidad y ambientales que esperamos. No queremos que este espacio continúe siendo un colector de tráfico motorizado.

-¿Qué Diagonal quieren?
-Una Diagonal en la que sobre todo se recupere el espacio público. El vehículo privado motorizado es el que tiene que ceder más espacio y hay que potenciar alternativas como el tranvía. Partimos del principio que un tranvía equivale a ocho carriles de coche. Por lo tanto, tenemos un instrumento muy potente para hacer esta avenida. También queremos una reforma que de verdad sea urbana y no hecha de cualquier manera. Actualmente en esta avenida hay una movilidad privada desacerbada y un transporte público de mala calidad que funciona muy lento.

-¿Cómo se dibujaría esta Diagonal que proponen?
-Para disminuir el tráfico actual hay que trabajar el transporte público a escala urbana porque se detecta que la Diagonal no se recorre de punta a punta sino lo que se hace es tomarla durante uno o dos kilómetros y se vuelve a salir de ella. En la zona de Gràcia, la Diagonal está actuando de ronda sur. Así que no es una calle tan usada de Zona Universitària a Forum sino que es parte de desplazamientos mayores, que deberán realizar el tranvía y la red de autobuses conjuntamente.

-¿Y por dónde pasaría el tranvía?
– Nuestra propuesta es que manteniendo el arbolado actual el tranvía pase por el centro de la calzada para que se pueda beneficiar de la onda semafórica y no se tengan que hacer giros especiales porque atravesamos el vial más complejo de la ciudad con cruces múltiples.

-¿Cuántos carriles quedarían?
-De los ocho carriles actuales, sin contar los dos del carril bus, se pasarían a cuatro y parte de estos carriles estarían enfocados a la servitud del barrio, como las tareas de carga y descarga.

-¿En cuánto se vería reducido el tráfico privado con esta propuesta?
-Necesariamente tiene que ser una reforma severa. Un 70% de la reducción del tráfico y no desviación necesariamente por el resto de l’Eixample. La Diagonal sí que tendrá coches pero muchos menos y de carácter local.

-¿Y que les dirían a aquellos que utilizan sus vehículos para llegar o pasar por esta zona?
-A nadie le interesa que la ciudad esté colapsada y el transporte público es el elemento más descongestionador. Todos queremos solucionar este colapso pero las soluciones implican cambios y los cambios levantan ampollas. Es de interés público cambiar una Diagonal que no funciona y para ello estamos ante un proceso participativo.

-¿En qué aspectos no funciona la Diagonal?

-El autobús llega a circular a siete kilómetros por hora durante hora punta y eso significa que nada avanza. Si el tranvía está ahora en unos 18 o 19 Km./hora, lo ideal es que el bus supere los 15 Km./hora. En el caso de tráfico privado la utilidad de la Diagonal es muy baja y para cruzar Barcelona sólo se usa de noche. El taxi también tendría que beneficiarse de un transporte público mejor porque cuanta más independencia del coche tienen los ciudadanos más alternativas de movilidad hay que poner en marcha, y eso nos interesa a todos.

-¿Y cómo está la seguridad en la Diagonal?
-Es el vial principal con mayor accidentalidad de la ciudad y pasa por una casuística especial doble. La primera es que la Diagonal tiene tres calzadas y hay conflictos para salir de la central. Luego es una calle que para el peatón representa 44 metros de cruce siendo los transeúntes las mayores víctimas de la Diagonal. Además, tiene un encaje respecto a la red octogonal muy complejo, entre Passeig de Gràcia y la Plaça de les Glòries existen cruces triples. La Diagonal es de una complejidad indeseable para el tráfico privado que debemos reducir para su reforma.

-Dispone de estadísticas…

-El valor de accidentalidad en Barcelona es de 669 accidentes por cada millón de vehículo-kilómetro y en la Diagonal este valor de accidentabilidad es de 1.547 accidentes por cada millón de veh-Km., un 131% más que en el resto de calles principales como puede ser la Gran Via, según datos facilitados por el Ajuntament. El año pasado en la Diagonal se produjeron 328 accidentes y 33 atropellos.

-En abril de 2010 culminará el proceso de participación con la consulta donde se podrá escoger entre dos propuestas. ¿Cree que los barceloneses responderán?
-La reforma de la Diagonal seguro que atraerá. Es un tema que genera bastante debate y entusiasmo. Nos gustaría que este proceso participativo se extendiera más allá de la Diagonal. ¿Por qué no se hace un referéndum si realmente la gente cree necesaria una autovía nueva desde el Nus de la Trinitat hasta la estación del AVE de Sagrera?

-¿Le parece que la reforma de la Diagonal llega tarde?

-Nos hubiera gustado antes porque entonces no hubiéramos salido a la calle. Pero bien está lo que bien acaba. Además el debate se ha acelerado porque la propia gente ha presionado. El conductor también está harto de meterse en esta avenida. Todo el mundo está harto de la Diagonal pero todo el mundo la quiere.

-Se habla de dos propuestas de reforma por parte de la Oficina Técnica de la Diagonal. ¿Tienen conocimiento de alguna de ellas?

-Hay participación antes de la decisión y esto es lo más positivo del proyecto. Si se define bien la Diagonal en su conjunto urbano los problemas se minimizarán, a menos que se plantee un bodrio continuista. Todavía no sabemos lo que se va a poder votar pero nos hemos reunido con la oficina y se está documentando mucho. Nos tranquiliza saber que está entendiendo la magnitud de la movilidad en esta avenida.

-Usted también es presidente de la asociación Promoció del Transport Públic. ¿Cómo cambiará la gestión de Renfe con el traspaso a Catalunya del servicio de cercanías?
-En primer lugar es necesario un contrato-programa transparente para que Renfe pueda ser tratado como un operador más con todo lo que conlleva. También hay que revisar totalmente la política del Ministerio de Fomento orientándola hacia el usuario y con unos criterios de sostenibilidad. Además, hay que mejorar la planificación de los trenes regionales y prever el incremento de la capacidad de cercanías. Después de la línea 9 del metro el próximo túnel tiene que ser el de cercanías para poder mejorar realmente la capacidad y prestaciones de nuestra red ferroviaria.