logo-jornades-tramvia-mini

logo-jornades-tramvia-mini

En el transcurso de las jornadas Tranvía y ciudad se ha debatido el papel del tranvía como sistema de transporte y su contribución a la sostenibilidad y a la mejora de la calidad urbana. Más de doscientas personas han participado en estas jornadas corroborando, en líneas generales, la validez del decálogo que
la PTP hizo público a comienzos de este año bajo el título “Sí al tranvía, 10 motivos para cambiar el chip”.

Aquel decálogo otorgaba al tranvía los siguientes calificativos: rápido, democratiza la calle, rentabiliza el espacio público, es el más seguro, independiente al colapso, es el más accesible, el más ecológico, económico, promueve la integración urbanística y es amigo del peatón.

En los seis primeros meses de funcionamiento, el tranvía de Barcelona ha superado las dudas que podía tener una parte de la opinión pública sometida a un intenso ejercicio de manipulación, especialmente en lo que más interesa a los ciudadanos, la seguridad y la oportunidad de su construcción. En cuanto a la seguridad, se ha demostrado que los escasos accidentes que han tenido el tranvía desde que se ha puesto en marcha se deben a la indisciplina viaria de los coches privados. Con respecto a la oportunidad de su construcción, en los primeros seis meses de funcionamiento se ha alcanzado la cifra de seis millones de usuarios. Hoy son más los ciudadanos que dan apoyo al tranvía que los que se oponen. Entre los que lo hacen servir la opinión es francamente buena.

En las jornadas hemos conocido directamente las experiencias y reflexiones de ciudades como Londres, Burdeos, Estraburgo, La Haya, Madrid, Valencia, Alicante, Bilbao y Vitoria, además de las opiniones de muchas personas que han querido venir a este foro de la PTP a opinar sobre los tranvías. El debate ha sido intenso, respetuoso y muy enriquecedor. Desde Europa nos vienen tres mensajes importantes. El primero es que el tranvía triunfa en todos los lugares; cuando se le da prioridad, todavía más. El segundo es que el tranvía, cuando quita espacio al coche, impulsa globalmente la ecomovilidad; es decir, además de incrementar el uso del transporte público, mucha más gente camina y va en bici. Y el tercero, es que cada vez hay más proyectos de tren-tram; en otras palabras, un tranvía que al salir de la ciudad circula por las vías ferroviarias convencionales.

A modo de conclusión desde la PTP queremos señalar que, aunque hacemos una valoración globalmente positiva del Trambesòs y el Trambaix, quedan aún un buen número de problemas por resolver. El más importante es la unión de los dos tranvías en el tramo central de la Diagonal, entre la plaza Francesc Macià y la las Glòries. Este tema se ha debatido ampliamente en las jornadas y se ha proyectado la idea, no sólo que es la mejor opción de transporte, sino también es la mejor para impulsar la renovación urbanística de este gran bulevar que los coches someten hoy a una presión insostenible, con la condición, pero, que el trazado se haga en superficie. En el transcurso de las jornadas se ha proyectado una película simulando el tranvía circulando en el tramo central de la Diagonal y ha sido muy bien acogida.

Quedan otros temas importantes por resolver, como la conexión del Trambesòs con el intercambiador de Arc de Triomf, una propuesta contemplada en el PDI que todavía no se ha llevado a cabo, a pesar de la importancia de este intercambiador. Otros temas pendientes de resolver son la velocidad comercial del tranvía y las frecuencias. La velocidad del Trambaix está todavía lejos del valor de 20 km/h que se anunció.

Esto se debe a la falta de prioridad que el Ayuntamiento de Barcelona otorga al transporte público en los cruces semaforizados. No hay política favorable a la movilidad sostenible si no se da prioridad al transporte público de superficie. Reivindicamos una vez más esta prioridad en los semáforos del tranvía, en la
Diagonal, y su extensión a las principales líneas de autobús de Barcelona, tal como –por cierto– están haciendo otros municipios. Las frecuencias del tranvía son aún demasiadas bajas, tanto porque se trata de un metro y tendría que tener una frecuencia en consonancia, como porque en horas punta los tranvías empiezan a desbordarse a pesar que sólo hace seis meses que circulan.

Todas las comunicaciones y ponencias presentadas en las jornadas estarán próximamente colgadas de la web de PTP.

Barcelona, 10 de noviembre de 2004