20100100-delft-electric_car

20100100-delft-electric_car

Un estudio de la CE Delft encargado por Greenpeace, Amigos de la Tierra Europa y Transport & Environment. El estudio demuestra que los vehículos eléctricos pueden, en principio, contribuir sustancialmente a la reducción de las emisiones de carbono del transporte de viajeros por carretera. Comparados con los coches de motor de combustión interna más avanzados, presentan las siguientes ventajas:

Son mucho más eficientes que los vehículos convencionales.

  • Pueden ser alimentados con electricidad generada a partir de una amplia gama de fuentes de energía, incluidas las fuentes renovables. Alimentándose con éstas, tendrían prácticamente cero emisiones de CO2 en su funcionamiento.
  • No generan emisiones directas y locales.
  • Se puede cargar con la energía generada por las energías renovables cuando hay un excedente en la oferta.

Sin embargo, el aumento del número de vehículos eléctricos sin un cambio en la legislación actual podría resultar en:

  • Un aumento del consumo de petróleo y de las emisiones de CO2 en el sector automovilístico europeo, comparado con un escenario sin vehículos eléctricos.
  • Un aumento de la producción de electricidad a partir de carbón y nuclear, en lugar de un aumento en la producción de energía procedente de fuentes renovables.

logo30-save Descargar estudio completo (inglés, PDF)